Preguntas más frecuentes

faqs

El parche debe pegarse en el pijama y preferentemente en la zona del pecho ya que es la zona más cercana a las fosas nasales y, a la vez, una zona caliente del cuerpo. El calor corporal es el que, una vez colocado el parche Fluirespira, lo activa y hace que desprenda vapores balsámicos de forma continua. Colocarlo en el colchón, la sábana u otro lugar alejado del cuerpo y de las fosas nasales (como los pies, los brazos o la espalda) impedirá que el parche actúe con la misma eficacia que colocado en el lugar correcto. Y puedes estar tranquila, Fluirespira Parches sigue funcionando aunque lo tapes con la manta o edredón, ayudando a tu hijo a mantener una respiración fluida durante toda la noche.

La acción balsámica de los vapores naturales de Fluirespira parches ha demostrado aliviar la congestión nasal durante más de 8 horas con un solo parche. Pero está comprobado que es al principio de su aplicación cuando más vapores desprende. Puedes empezar con un parche y, a las 4horas, cambiarlo por otro nuevo.

Fluirespira parches puede ser utilizado en niños mayores de dos años. A partir de esa edad, al ser un producto 100% natural no hay ningún problema en ampliar su uso tanto en niños como en adultos.

Fluirespira Parches es un producto natural que contiene, única y exclusivamente, esencias balsámicas. Si a tu hijo le divierte ponérselo él mismo puedes dejar que lo haga sin ningún problema, aunque siempre es aconsejable que después se lave las manos. Como lo más probable es que se ponga el parche sobre el pijama una vez que ya esté en la cama, lo más práctico es utilizar una toallita húmeda.

Fluirespira Parches está especialmente pensado para ayudar al niño a respirar mejor durante toda la noche. Pero, si tu hijo tiene que quedarse en casa porque está congestionado, también puedes aplicarle un parche sobre su ropa, en la zona del pecho, en lugar de hacerlo en el pijama. Los vapores balsámicos de Fluirespira Parches actuarán de la misma manera, ayudándole a mantener una respiración fluida durante todo el día.

Sin ningún problema. Fluirespira parches es el tratamiento ideal a partir de esta edad para descongestionar la nariz y facilitar la respiración durante toda la noche, garantizando una acción balsámica durante 8 horas. Como no se aplica en la piel, sino sobre el pijama, no pringa, y al contener sólo 2 componentes balsámicos, siendo el predominante el Eucaliptus, emana un olor suave y agradable que no molesta al niño a pesar de su corta edad. Además, gracias a su envase individual con termo-sellado, mantiene íntegras sus propiedades hasta el momento de su apertura.

Sin ningún problema. Fluirespira parches no influye en la temperatura corporal del niño ya que su efecto beneficioso es únicamente a nivel de la nariz y para la congestión nasal. Además al ser un producto 100% natural no interfiere en otros tratamientos que el niño esté tomando.

Consejos de lavado / Limpieza nasal

faqs

Se recomienda tumbar al bebé boca arriba y ladear su cabeza para que el bebé no trague las secreciones. De esta forma, al ladear la cabeza, conseguimos que cierre la laringe y la solución salga por la otra fosa nasal. Introducir la solución salina en un orificio nasal y posteriormente repetir la operación en el otro orificio.

Se recomienda realizar los lavados nasales por la mañana y por la noche, ya que es cuando el niño está tumbado y, por tanto, se acumulan más secreciones.
También es recomendable realizarlos antes de las comidas, sobre todo si el bebé está congestionado, para evitar que respire por la boca y se acumulen gases en su estómago

Tantos lavados como sea necesario. Un buen lavado nasal es una medida higiénica muy recomendable, como puede ser lavarse las manos o los dientes.

Un buen lavado nasal, con suavidad y en profundidad por toda la fosa nasal, nos ayuda a eliminar todas las partículas y sustancias irritantes. Una humidificación repetida durante el día, ayuda a restablecer y normalizar las células dañadas.

¿Por qué es más aconsejable la respiración nasal?

faqs

Respirar por la nariz no es un capricho de la naturaleza. Cada parte de nuestro aparato respiratorio tiene una función específica indispensable. Empezando por la fosas nasales. Éstas son una barrera frente a partículas e insectos, y se encargan de humidificar y calentar el aire para que llegue a nuestros pulmones en condiciones óptimas.

Si en vez de respirar por la nariz lo hacemos por la boca, nuestros pulmones pierden una valiosa protección. Pero, además, dejamos nuestra cavidad bucal y nuestra faringe sin más defensa que las amígdalas. Al dejar entrar el aire frío directamente, nuestra garganta se reseca, se irrita y la inflamación que se produce se convierte en caldo de cultivo ideal de virus y bacterias. La cosa se puede complicar con carraspeo, tos… y puede empeorar hasta llegar a una infección respiratoria aguda con fiebre y malestar general. Por eso es tan importante para nuestra salud respirar siempre por la nariz. Especialmente cuando realizamos actividades al aire libre, como hacer deporte o correr, pero también por la noche cuando descansamos.

Es fácil de detectar pues habitualmente muestra unos síntomas muy característicos. Además de ronquidos y sueño intranquilo, los niños que respiran por la boca de manera prolongada pueden presentar tos seca o tos nocturna, deglución atípica/ anormal, exceso de baba, ojeras o irritabilidad. También cuando permanecen con la boca abierta un tiempo excesivo, en situaciones de reposo o cuando duermen.

El problema más inmediato de respirar por la boca, el que todos conocemos, es que el aire penetra directamente, frío y sin humidificar, provocando faringitis y otras inflamaciones de las mucosas. Pero no es el único. Con frecuencia, los problemas respiratorios producen también problemas en los dientes, debido a una modificación de la saliva que favorece la aparición de caries.

Efectivamente, como reacción a una congestión nasal el niño respira por la boca. Esta acción, no obstante, impide que el aire que se inspira pase por los filtros depuradores de la nariz, por lo que el pequeño está más expuesto a nuevas infecciones.